La anterior salida que hice acabó con mis fuerzas… pero solo esforzandome al 101%  seré capaz de llegar a León o Astorga en una condición física aceptable… he vuelto a hacer el recorrido andando, cansandome un poco menos cada vez, y ahora vuelvo a salir, esta vez con la bici, es dia 9 de enero y decido hacer el mismo recorrido que narré hace un par de dias… me cuesta solo 20 minutos ¡apenas eran 4’5 km! decido dar otra vuelta…

Cuando llego a casa apenas estoy cansado… han sido 9 km en poco menos de 40 minutos… la media sale de entorno a 15 km/h, muy tranquilo, mi corazón apenas va a 90 pulsaciones cuando acabo el paseo… decido que debería esforzarme un poco más, así que decido recorrer esprintando de ida y vuelta el poligono industrial cercano a mi casa, para que el corazón tenga que trabajar un poco… he visto algunos perfiles de etapa del Camino de Santiago y… hay un par de cuestas ‘durillas’… así que si no me esfuerzo para entrenarme puedo sufrir una bajada de tensión, o de azucar…

El poligono apenas mide 1 km, cuando llego al final estoy agotado, miro el pulsometro, 180 pulsaciones… descanso dos minutos andando a paso ligero y bajo a 110, hora de volver. El segundo sprint me lleva a 190 pulsaciones a la entrada de mi casa… y tras otros dos minutos andando a paso ligero vuelvo a estar entorno a 110. Esto no puede ser bueno ¿o tal vez si?

Tras esto si que estaba agotado… pero al menos estoy satisfecho, tengo una ruta cronometrada a pie y en bici, y se que me recupero bastante rápido, en solamente dos minutos, al menos según mi criterio…

A la ducha.