Sencillamente genial… Limpisimo todo, el trato de 10 y porque no se puede poner más nota, buena cena como ya he contado y mejor desayuno… Realmente una parada obligatoria para mi proximo camino… y para todos los peregrinos que pasen por allí.
Por otra parte es el primer albergue en el que he conseguido conciliar el sueño, durmiendo 6 horas de tirón (en los anteriores albergues apenas habia dormido ratos de un par de horas)
Por la mañana al levantarnos y salir dirección a la Cruz de Hierro nos ha pillado una tormenta de nieve, con vientos de mas de 80 km/h y temperaturas de -5 grados centigrados, según hemos escuchado más tarde en la radio, con este panorama se ha puesto a caer una granizada terrible, algo que jamás habia imaginado posible, que ha desintegrado por completo nuestros impermeables, chubasqueros, y ponchos en cuestión de 5 minutos, total está visto que el equipo que traemos contra la lluvia, en el momento hace un poco de viento, es inservible. Nos ha tocado volver, y “mama Isabel” (como la hemos acabado llamando) nos ha encendido de nuevo la lumbre y la calefacción en marcha para nosotros solos, para que secaramos la ropa. Tras 3 o 4 horas secando todo, nos ha ofrecido unas bolsas de plastico grandes (de estas de basura, industriales) para cubrirnos y hemos partido de nuevo.