Nada más llegar, fuimos a comprar algo para cenar y desayunar a la mañana siguiente… Aunque un poco caro, el tendero fué bastante majo ya que dejó probar a Salar y Garnica algunos de sus productos.
Planificando la etapa siguiente, nos comentaron que el albergue de Cacabelos estaba cerrado, por lo que habría que llegar hasta Ponferrada (pocos kms), o hasta Villafranca del Bierzo (demasiado lejos). Mientras, unos Vascos que estaban con nosotros, nos comentaron que querían ír a Ponferrada, para el dia siguiente llegar hasta O’Cebreiro (Flipaos!!!)
Tras cenar en el mismo bar del albergue, se nos hizo bastante tarde y subimos a ducharnos mientras el resto de peregrinos ya estaban durmiendo.
Por la mañana nos levantamos temprano y emprendimos la marcha hacia Ponferrada.