Author Archive

Salimos tarde del hotel, así que llamamos a un taxi para que nos lleve a la estación de autobuses… por el camino, preguntamos al taxista cuanto costaría ir a Finisterra en Taxi… inmediatamente aminora la marcha y dice que no vamos a llegar a tiempo a la estación de autobuses, y que en Taxi son 100€.
Le decimos que acelere, y que llegaremos al autobus… no estamos dispuestos a pagar 100€. Cuando por fin llegamos, Garnica sale disparado a decirle al conductor del bus que se espere un minuto, Salar, con su mochila, sale corriendo a comprar los billetes, y yo, pago el taxi, y con mi mochila y la de Garnica, salgo corriendo en dirección al bus.
Cuando entramos al bus, Salar nos comenta que no le querían vender el billete porque se suponia que el bus había salido ya… justo tras esto, nos giramos, y vemos a la Californiana y a la Mejicana que conocimos en Rabanal del Camino… a las ‘Ahorita vamos…’
Estamos hablando un rato con ellas en el bus, y al llegar a Finisterre salen dirección al faro sin despedirnos, al rato, salimos nosotros y las alcanzamos… subimos al faro del fin del mundo con ellas y estamos hablando hasta las 6 de la tarde, cuando ellas se vuelven al bus para volver a Santiago, y luego a Bilbao, donde estudian.
Subimos al bar, pedimos unos bocadillos, y nos dicen que hasta las 7.30 o las 8.00 no abren la cocina, así que pedimos unas papas y unas birras para ir abriendo boca… a las 7.30 nos comemos nuestro bocadillo, que nos sirve de comida, merienda, y cena, y nos vamos de nuevo al acantilado, para ver la puesta del sol.
Primero, en el acantilado, dejamos las mochilas arriba, en el faro, y bajamos al nivel del mar para hacernos unas fotos, que por cierto, salieron espectaculares.
Despues, subimos hasta donde estaban las mochilas, para hacer algunas fotos extras mientras mirabamos la puesta de sol… al bajar de la zona del faro, ya en el pueblo de Finisterre, buscamos alojamiento, y esperamos al dia siguiente, para volver en Bus a Santiago, donde dimos nuestro camino por concluido.

El Hostal La Salle, sencillamente Genial, pudimos utilizar la lavadora y la secadora, hay Internet, las camas son comodas, la ropa de las camas esta perfectamente limpia y las duchas están bastante bien, para ser comunes (también había habitaciones con baño propio, a un precio ligeramente superior)
Salar y Garnica están hablando de continuar hasta Finisterre andando, yo por mi parte, les digo que haré dos noches en Santiago, y al tercer dia, los alcanzaré en Finisterre en bus, mis pies no están para más trotes…

Tras mucho meditar, al final deciden que su Camino de Santiago termina en Santiago, y no en Finisterre, ya que terminarlo en Finisterre es una costumbre un tanto pagana… así que decidimos ir los tres en bus, ahorrandonos dos dias de hotel (en mi caso) o de albergue (en el suyo)

Como era de prever… nos despertamos a las 4.30, y haciendo el minimo ruido posible empaquetamos todo, nos cambiamos, y nos preparamos para salir, ‘con nocturnidad y alevosia’, a terminar nuestro cometido…
A las 4.55 estamos listos, y partimos… oscuridad, niebla, y el rocio matutino como unicos compañeros… las linternas de LED’s normales (usadas para ir al baño en los albergues sin despertar a la gente) no dan la talla… apenas alumbran a 1 metro de distancia… Por suerte llevo mi ultrafire con un “Cree P4 XR-E” que incluso en esas condiciones ofrece una luz aceptable incluso a 15 o 20 metros… y gracias a esta vamos ‘encontrando’ las flechas que hay en el camino, y que nos guian por los caminos, rodeando el aeropuerto de Santiago de Compostela, hasta llegar a un pequeño bar donde paramos a desayunar… son las 7 de la mañana, aun apenas hay luz, y vemos a la dueña del bar abriendolo… siguiendo las bromas al estilo ‘chiquito de la calzada’ que vamos haciendo por el camino… le decimos que ‘te vamo a ayudá a abrí el bá’… y desayunamos un par de cafés con leche (cada uno), un donut, y una porción de tarta que segun la mujer era casera… aunque a ninguno nos pareció casera realmente…
Llegamos a Monte do Gozo sobre las 8.30, perfecto para las fotos de rigor, con el sol recien levantado por el horizonte… y partimos de nuevo hacia Santiago. Nos plantamos a las puertas de la catedral sobre las 9.45, y fuimos directamente a la oficina del peregrino a por la Credencial… y luego a tumbarnos en la Plaza del Obradoiro hasta la hora de la Misa del Peregrino.
Un rato antes de la misa, dejamos las mochilas en la consigna (no permiten la entrada de mochilas en la catedral), y fuimos a entrar… la Catedral estaba copada de gente, no habia ni un asiento libre, y había tres veces más gente de pie que sentada…
Al acabar la misa, decidimos pasar la noche en otro hotel o pensión, porque con tanta gente los albergues seguro que estarían llenos a reventar, así que nos decidimos por el Hostal la Salle.
Sinceramente, he visto Hoteles de 1 y 2 estrellas menos preparados que dicho hostal… recomendable 100% si es que se mantiene en esas condiciones todo el año, y me imagino que así debe ser.

Un albergue como tantos otros, una noche como tantas otras, un poco mal situadas las duchas, estando las del primer piso en el exterior, y estando dos en cada pared en ambos baños, tanto en el baño del primer piso como en el de la planta baja… Garnica y Salar se ducharon fuera, yo preferí bajar abajo, aun me quedaban rodillas para ello… además las duchas… una simple pared con los chorros salientes… sin mampara siquiera…
Tras ducharme me examino los pies cuidadosamente, me han salido 9 ampollas nuevas (entre ambos pies) … todo el camino con solamente 2 ampollas y prácticamente que no me molestaban, y hoy… hoy ha sido el dia… he procedido a realizar la cura clasica (pasar una aguja esterilizada con un hilo por las ampollas, a fin de drenar el liquido de su interior, y luego poder meter betadine dentro). La verdad… durante el dia me dolian los pies un poco, pero no esperaba que fuera por las ampollas… pero bueno…

En el pueblo hay tiendas y algun banco me ha parecido ver…

Para mañana toca Santiago de Compostela ya, … serán 20 km hasta el Monte do Gozo y 5 o 7 más hasta Santiago de Compostela… sin duda será una etapa dura, ya que pretendemos llegar a la misa del peregrino a las 12 de mediodia… decidimos salir a las 5 de la madrugada, todavía de noche…

Nos levantamos tranquilamente, sin cumplir horarios… ¡esta noche hemos sido turigrinos!, así que nos permitimos este pequeño lujo al empezar el dia…
Empezamos el dia con mucha calma, y sin apenas darnos cuenta llegamos a Arzua, donde decidimos comer de bocadillo… así que compramos una barra de pan por cabeza, y unas conservas de un Froiz cercano (así se llama una de las cadenas de supermercados de allí), y … mmm que rico!!!
Tras la comida, en un bar cercano, el Bar Manolo, pedimos un cafes con leche o cafes con bayleis, cada uno lo suyo… El café con leche me ha recordado a los capuccinos de Italia… han espumado la leche, y la espuma ha sido capaz de soportar el peso de la cuchara durante un par de minutos, dandonos tiempo a sacar la camara y echarle un par de fotos.
Tras comer partimos, con la misma alegria con la que habiamos empezado el dia… alegria que acabó pronto al ver como a Salar se le caía la cámara reflex desde un metro y medio de altura… Garnica y yo nos quedamos a cuadros… más aun cuando al agitar la camara sonaba a cristales rotos en la zona del objetivo. Por suerte, cuando quitamos la tapa, pudimos ver que no era el cristal del objetivo lo que se había roto, sino un cristal protector que Salar tenía puesto para evitar que el objetivo se rallara. ¡Genial! Podiamos reemprender la marcha.
Cuando llegamos a Santa Irene miramos de quedarnos, quedaban justo tres camas, pero decidimos llamar a Arca do Pino para ver si tenian sitio, y si que tenian, así que nos permitimos el ‘lujo’ de continuar, pues estabamos bien fisicamente y genial animicamente.

Realmente esta noche ha sido de lujo. Nos hemos duchado en un cuarto de baño ‘de verdad’, con sus toallas (que aunque viejas, estaban muy limpias), y luego nos hemos tumbado en la cama a escuchar musica variada durante una hora aproximadamente… Al final hemos acabado escuchando el Canon de Pachelbel durante 10 o 15 minutos extra… con el volumen al minimo posible, … creo que ha sido ‘el momento’ del dia, relajante a más no poder…

Que bien sienta una noche en una cama firme! (incluso después de más de 30 km)

Otra etapa larguisima… esta vez si que hemos terminado todos hechos trizas… menos mal que en Palas de Rei hemos parado a comer un buen rato.
Justo antes de partir desde Palas de Rei he visto una oficina de correos, así que he aprovechado para enviar a casa las turtles, ya que no considero que me vayan a hacer falta, pues los dos picos más importantes, la Cruz de hierro y O’Cebreiro ya han pasado.
Tras esto, emprendemos la marcha, tras comprar algo de comida, agua, y bebida isotonica, en un supermercado… y de nuevo una vez más el dolor de la pierna me hace quedarme rezagado… tras un par de horas andando, Salar y Garnica han llegado a Melide… a mi me ha costado prácticamente una hora más.
Cuando estaba a la entrada de Melide, he recibido una llamada ¡Era Garnica! Me ha dicho que en el albergue la “hospitalera” les ha dicho que no quedaban plazas, cuando realmente había bastantes colchones en el suelo vacios… y les ha dicho que buscaran un hotel.
Tras preguntar a un taxista, que nos ha dicho que fueramos al Hotel Xaneiro, nos hemos dirigido hacia allí, y nos han ofrecido una habitación triple a un precio muy asequible, así que hemos decidido pasar allí la noche. Realmente la hospitalidad ha sido bastante mayor que en el albergue municipal.

El albergue es aceptable, teniendo en cuenta que es de la Junta de Galicia, es decir, publico, la atencion ha sido la necesaria. Incluso hemos podido lavar y secar toda la ropa! (en el anterior publico no pudimos).
Por la mañana, mientras desayunabamos, hemos estado jugueteando con un perro, el cual, cuando se nos ha terminado la comida (y por tanto ya no le ibamos a dar más), ha cruzado la calzada y se ha quedado allí, en el otro lado mirandonos…

Hemos partido con la broma de que hemos visto un perro haciendo auto-stop… la verdad, ha sido una buena forma de comenzar el dia, desayunando, y con buen humor.

Aunque originalmente esta no es la etapa que teniamos pensada, como los tres nos encontramos bien decidimos ‘tirar un poco más’ … al final ha pasado de ser una etapa de 27 km teoricos a casi 40 km que acabamos haciendo…

Por suerte apenas hemos tocado carretera, y todo ha sido en un plan tipo ‘camino original’, con lo que hemos podido disfrutar de autenticos paisajes de ensueño de los que, en España, solo se pueden ver en Galicia.

Durante el camino, nos hemos encontrado con un conocido, un señor de unos 45 o 50 años que estaba haciendo el camino desde Roncesvalles… y llevaba ya 30 dias… lo conocimos al llegar a Rabanal y desde el dia de la ventisca no nos habíamos vuelto a cruzar con él… hoy por fin lo hemos alcanzado, consiguiendo recortar la etapa que habíamos perdido…

Junto a él, y hablando de como nos había ido en etapas anteriores, cruzamos el rio Miño a la entrada a Portomarín, donde comimos, juntos, disfrutando de un Ribeiro blanco… A la salida de Portomarín, ya sin este caballero, hemos con otra pareja que habíamos conocido el dia que llegamos al Acebo, un matrimonio que viajaba con una pareja de perros de tamaño medio… y estuvimos hablando de cuales eran los próximos albergues, ya que en Portomarín mismo, les habían puesto alguna pega en el albergue.

Cuando hemos llegado al albergue de Ventas de Narón, solo quedaban 4 camas ¡por poco! pero lo hemos conseguido. Mientras Garnica ha decidido no cenar, quedandose en el albergue, Salar y yo hemos ido a un bar cercano (que sigue ahi porque no hay competencia, ya que el trato ha sido bastante deficiente), donde hemos cenado ensalada, pulpo, y croquetas, entre otros.

Buen albergue si se viaja con animales, cuando uno pretende ir en plan un poco ‘turigrino’ sus servicios flojean un poco… la ducha ha sido con agua fria, y no tiene ningún bar ni ninguna tienda a menos de 2 o 3 kilometros, con lo que hay que reemprender la marcha en ayunas si no se va bien pertrechado…

La noche ha sido muy tranquila, he podido conciliar un sueño profundo que me ha permitido descansar y encontrame perfectamente a la mañana siguiente… además la calefacción ha funcionado durante prácticamente toda la noche (en otros albergues la apagan sobre las 4 de la madrugada y suele hacer frio de verdad entre las 6 y las 7… una forma ‘sutil’ de despertar a la gente…)

Sin duda una de las etapas más duras para mi… ha empezado como un dia normal, pero al rato de salir ha empezado a dolerme la pierna, otra vez … sobre las 12 el dolor era insoportable, he ‘pasado’ los kilometros sin apreciar si eran de asfalto, barro o piedras…

Si a todo esto sumamos que me he quedado rezagado de mis compañeros, ya que no he podido seguir el ritmo a causa del dolor… He recordado unas palabras que nos dijo ‘The Wolf’ en el Albergue del Pilar… allá en Rabanal… ‘Santiago tiene muchas formas de derrotarnos… desde una ventisca, hasta un esguince o una tendiditis’ … Pues bien, es cierto… tras varias ventiscas y mucho dolor en mi pierna hoy ha sido el dia que tenia casi decidido tirar la toalla…

A falta de 3 o 4 kilometros para Sarria eran las tres de la tarde, tenía hambre, y daba por sentado que mis compañeros habrían parado a comer, así que decido parar yo también… veo unos edificios en la carretera, así que salgo del camino marcado durante uno o dos kilometros para ver si veo algun bar que todavía esté abierto… y encuentro uno; Tras un enorme plato de arroz (que no estaba muy bueno) y otro más enorme de pulpo a la gallega con papas (que estaba riquísimo, pero no me lo he podido terminar) regados con media botella de un vino mediocre, me he dado cuenta de que llevaba más de una hora parado… así que he decidido reemprender la marcha… Salar y Garnica han comido en Sarria, donde estaban esperandome… malditos 3 o 4 kilometros… si hubiera aguantado un poco más habría comido con ellos…

Tras reencontrarnos, hemos continuado los kilometros que faltaban hasta Barbadelo… donde mis compañeros han preguntado si había misa… al no haber me han dejado las mochilas y han vuelto a Sarria para ver si llegaban a misa… no han llegado, han hecho aproximadamente 10 km (5 ida y 5 vuelta) extras, gracias a Dios que sin mochilas… Yo he tenido ocasión de hablar un rato con un par de maestras jovencisimas y hermosisimas que estaban en el albergue… Duchita fresquita y… a dormir.

Tras comprar algunas cosas en los comercios locales, hemos cenado y nos hemos acostado enseguida.

Hemos tenido una habitación de 6 para nosotros 3 solos, así que he aprovechado para montar un pequeño tendedero entre las literas para que la ropa recien lavada se fuera secando.

A la mañana siguiente y tras un gran desayuno nos dispusimos a salir…

Tras un delicioso desayuno en el albergue de La Faba, salimos por camino hacia O’Cebreiro, aunque pronto desistimos debido a la fuerte helada de la noche anterior… de forma que continuamos por carretera, que aunque con 20 cm de nieve y 1 o 2 de hielo, era transitable, aunque con cadenas/turtles (aqui me alegré de haberlas cargado durante el resto del camino). Asi fue como subimos, pisando las marcas de los neumaticos de los pocos vehiculos que iban subiendo…
Una vez en Cebreiro se puso a nevar… una ventisca terrible… perfecta para esperar que pasara tomando un cafe con leche… pero ni aun asi… compré un bordon, en previsión de lo dura que iba a ser la bajada… me calzé de nuevo las turtles al salir del bar, y para abajo, eso si, por carretera de cabeza… una bajada larga y fea… tal vez en verano, sin hielo, y con una buena bici… aghh… pelos de punta nada mas de pensarlo.
Parada en Fonfria, en un albergue-bar de los de bikeline, ¡pedazo bocata de chorizo, queso y tomate nos metimos entre las costillas!
Tras la parada a seguir bajando, aun con viento y nieve en cantidades desmesuradas… por fin llegamos a Tricastela.

Nada mas descargar trastos en el albergue y registrar nuestra entrada vamos a la tienda local… a ver que cenamos.
Decidimos cenar tallarines con tomate y atun, que Salar cocinó con la ayuda de una alemana de casi 2 metros (no se que mediria, pero me pareció enorrrrme!!)… y por cierto estaban riquiiiiisimos.

Tras esto, duchita calentita… y a dormir, en literas situadas en una gran habitación.

Antes de dormir me heche mi racion de reflex y tomé mi ibuprofeno de la noche, y no se muy bien como, pero consegui dormir 7 horas de tirón y me levanté sin apenas molestias… ¡perfecto!

Aunque bien podria disfrutar del paisaje, del entorno rural (con vacas, gallos y gallinas sueltos por los pueblos) la pierna me sigue martirizando, por una parte me duele horrores fisicamente, y por otra parte ralentiza el ritmo del grupo, y esto esta haciendo mucha mella en mis animos… no dejo de plantearme si no iria mejor solo… a mi ritmo, sin presion externa… tal vez seria mejor para mi fisica y mentalmente hablando.
Bueno, tras una dura subida por sinuosos senderos mientras un fuerte temporal nos calaba hasta los huesos llegamos a La Faba… y mañana… O’Cebreiro… y con la pierna a rastras.

La etapa realmente ha sido suave, aunque la he sufrido lo que no está escrito… bueno… mañana seguimos… a ver si mejor… Menos mal que puse ibuprofenos por un tubo en la maleta…

Empezamos la tarde dando un paseo por el pueblo en busca de una farmacia para que Garnica le haga a Salar un vendaje inmovilizador en el tobillo, yo aprovecho para comprar otro tubo de reflex gel… ¡mi piernaaa… duele…!
Luego, por la noche, yo ceno con los otros peregrinos mientras Salar y Garnica devoran una napolitana del dia anterior en la terraza.
De nuevo apenas duermo las 4 horas que me dura el efecto del ibuprofeno de 600… No se cuanto mas podre aguantar así.
Por la mañana desayunamos con todos los peregrinos y yo me tomo 2 ibuprofenos, esperando que el efecto dure más.

Creo que hasta el momento ha sido la etapa más cansada, cansina, aburrida, y rompepiernas que recuerdo… el ibuprofeno apenas ha hecho efecto durante 2 horas… para mañana igual tomo dos… la pierna me esta matando… simplemente ‘he pasado’ entre estos dos pueblos sin fijarme mucho en nada…
A la llegada a Villafranca, Garnica ha querido sacarse una foto frente el cuartel de la Guardia Civil (¡maaal!) ya que quiere enseñarsela a un familiar suyo que es (o fué, no se) agente. Como era de esperar ha salido un agente rapidamente a pedirnos la documentación.
Tras esta pequeña pausa hemos llegado al pueblo y nos hemos acomodado en el albergue Ave Fenix… Otro de los albergues privados del camino con mucho renombre, como el albergue de Isabel en Rabanal del camino.

Aunque durante el dia el ‘grito de guerra’ ha sido “inside the fango!” la noche la he pasado fatal, ya que desde las 9 que me acoste hasta las 2 he estado despierto a causa de un fuerte dolor en la pierna izquierda. A las 2 me he levantado y me he tomado 2 AASS de 500 y con esto he dormido bien de 4 a 7.  ¡Horror de noche!!!

Al desayunar, he tenido que tomar un ibuprofeno de 600 que espero que me quite parte de la molestia durante las primeras horas de ruta…

Tambien durante la noche en Ponferrada escuchamos a varios peregrinos preguntar por los 3 valientes que salieron desde Foncebadon durante la tormenta de nieve (somos nosotros)… la verdad, es algo que me animó muchisimo…

Aunque la idea inicial era ir a Cacabelos, como el albergue de alli estaba cerrado, decidimos ir a Ponferrada.
La etapa, que ha sido bastante tranquila y durante la que hemos tenido sol todo el dia, la hemos acabado pasando por el mercadona de Ponferrada, donde hemos comprado una ensalada de americana para cada uno, una empanada de carne de más de 1kg, zumos y batidos varios.
Al llegar al albergue nos hemos dado cuenta de que la ensalada no traia tenedor de estos de plastico (lastima no haberlo incluido en el equipo), y el albergue aun esta cerrado… rapidamente y sin pensarlo mucho hemos improvisado unas cuchafas (unos cristales desmontables de unas gafas de sol del decathlon usados como cucharas… menudo gadget!!!)
Con este artilugio hemos comido y hemos esperado a que abrieran el albergue.

Este albergue, el publico de Ponferrada, ha resultado estar muy limpio. Disponiendo de calefaccion, agua caliente, capilla, y hasta parking medianamente cubierto (con hiedra) para las bicis. Además de esto, es un albergue realmente bonito, con jardin, y con una especie de pequeña iglesia o capilla propia.

Por otra parte, como ya he comentado en Ponferrada hay tiendas, incluyendo medianas superficies como del estilo de Mercadona, o Dia; y bancos y alguna caja.

Nada más llegar, fuimos a comprar algo para cenar y desayunar a la mañana siguiente… Aunque un poco caro, el tendero fué bastante majo ya que dejó probar a Salar y Garnica algunos de sus productos.
Planificando la etapa siguiente, nos comentaron que el albergue de Cacabelos estaba cerrado, por lo que habría que llegar hasta Ponferrada (pocos kms), o hasta Villafranca del Bierzo (demasiado lejos). Mientras, unos Vascos que estaban con nosotros, nos comentaron que querían ír a Ponferrada, para el dia siguiente llegar hasta O’Cebreiro (Flipaos!!!)
Tras cenar en el mismo bar del albergue, se nos hizo bastante tarde y subimos a ducharnos mientras el resto de peregrinos ya estaban durmiendo.
Por la mañana nos levantamos temprano y emprendimos la marcha hacia Ponferrada.

Tal como comentaba, la noche ha sido genial. Por la mañana, nos hemos dado cuenta de que la mejicana y la californiana estaban también en el albergue del Pilar, imaginamos que habrán pasado la noche en la otra mitad de la habitación, y que habrán cenado allí, pues no estaban durante la cena. Por la mañana, les hemos preguntado si querían desayunar con nosotros, para luego salir juntos dirección Santiago… Al terminar, les he dicho que las esperabamos afuera, mientras ellas se ponían la ropa de abrigo,  a lo que la mejicana ha respondido un gracioso “ahorita vamos”. Al rato ha salido (mientras nos pertrechabamos) y nos ha dicho “vayan iendo chicos”… pero hemos acabado saliendo juntos del albergue.
Al final, habiendo andado juntos 2 km en la ventisca/granizada de la que hablaba antes, nosotros hemos decidido regresar a los cuidados del Albergue del Pilar para volver a salir cuando el tiempo mejorara…
Luego, sin tanto viento, y con algo de sol, hemos partido, pero a nuestra llegada a Foncebadon el tiempo ha vuelto a empeorar, así que hemos comido alli, unos enormes bocadillos de chorizo, queso, y tortilla francesa.
Tras comer, hemos decidido medio-suicidarnos envolviendonos en bolsas de basura industriales y saliendo de nuevo a la aventura, nos encaminamos a la Cruz de Hierro, mientras una segunda ventisca nos azotaba con dureza… aunque por suerte bastante menos que la anterior. Las bolsas han resultado mejor equipo contra el agua, el viento y el granizo que los chubasqueros, así que hemos decidido no comprar ni un chubasquero más.
Tras el paso por la ‘Cruz de Ferro’, en la que depositamos las correspondientes piedras (aunque no quedó demasiada constancia porque las cámaras de fotos no respondían nada debido a la baja temperatura), empezamos el descenso en dirección Manjarin, donde Salar y Garnica compraron algunos souvenirs.
Dejando atrás Orbigo y llegando al Bierzo, hicimos noche en el primer pueblo, ‘El Acebo’, donde el albergue estaba en la trastienda del unico bar del pueblo.

Sencillamente genial… Limpisimo todo, el trato de 10 y porque no se puede poner más nota, buena cena como ya he contado y mejor desayuno… Realmente una parada obligatoria para mi proximo camino… y para todos los peregrinos que pasen por allí.
Por otra parte es el primer albergue en el que he conseguido conciliar el sueño, durmiendo 6 horas de tirón (en los anteriores albergues apenas habia dormido ratos de un par de horas)
Por la mañana al levantarnos y salir dirección a la Cruz de Hierro nos ha pillado una tormenta de nieve, con vientos de mas de 80 km/h y temperaturas de -5 grados centigrados, según hemos escuchado más tarde en la radio, con este panorama se ha puesto a caer una granizada terrible, algo que jamás habia imaginado posible, que ha desintegrado por completo nuestros impermeables, chubasqueros, y ponchos en cuestión de 5 minutos, total está visto que el equipo que traemos contra la lluvia, en el momento hace un poco de viento, es inservible. Nos ha tocado volver, y “mama Isabel” (como la hemos acabado llamando) nos ha encendido de nuevo la lumbre y la calefacción en marcha para nosotros solos, para que secaramos la ropa. Tras 3 o 4 horas secando todo, nos ha ofrecido unas bolsas de plastico grandes (de estas de basura, industriales) para cubrirnos y hemos partido de nuevo.

Hemos salido temprano. Sin apenas desayunar hemos ido a buscar un Bancaja para sacar yo algo de dinero… Tras preguntar a algunos madrugadores hemos llegado a la conclusión de que no hay…
Tras esto hemos tomado un café con leche en un bar centrico, cerca de la zona monumental y nos hemos ido.
Por fin ha cambiado el paisaje… Aunque no ha sido una etapa larga ha sido dura, y a la vez, divertido, ya que incluso hemos hecho algún quilometro corriendo… lamentablemente durante alguno de los momentos que hemos ido corriendo me ha dado un pequeño tiron la pierna izquierda, hemos continuado andando y no ha molestado, espero que haya sido algo puntual y sin mayor importancia.
A la llegada al Rabanal hemos ido derechos al albergue del Pilar, del que tenemos muy buenas referencias, donde hemos comido un abundante plato de macarrones con chorizo y hemos podido charlar un rato con Isabel, la hospitalera, que nos ha invitado a unos vinos, y con The Wolf, un peregrino que ha decidido dejar su vida de fisioterapeuta en Alemania y está viviendo en el albergue, ayudando a Isabel. A la hora de la cena hemos comido tortilla de patata hecha por la madre de Isabel… Que ricaaaaaaaa!!!!!!!!!!

La ducha esta vez ha sido con agua caliente… hemos cenado con los otros peregrinos, en una habitación con una estufa de leña, y hemos bebido unos orujos de hierba que nos han resultado bastante… digestivos.

La verdad es que ha sido, hasta ahora, el único albergue donde nos han tratado con hospitalidad, y no como meros ‘clientes de un hotel’

Tras acomodarnos un poco en el albergue (descargar mochilas y darnos una ducha con agua fria), hemos salido a dar un paseo por Astorga. Yo, he aprovechado para comprar chocolate, muy tipico de allí, ya que lo hacen de muchos sabores y colores, y lo rellenan con almentras, nueces, avellanas o cacahuetes; En mi caso lo he comprado de Chocolate con sabor a menta, y con relleno de avellanas y nueces… de forma que puede servir para recuperar fuerzas durante el camino, no solo por el azucar, sino también por los frutos secos.

Destacar que Astorga es un pueblo bastante grande, con multitud de bancos, alguna caja, y muchas muchas tiendas de chocolate tradicional, souvenirs, y algúnas de tipo ‘chinos’, donde Salar ha comprado una braga para el cuello.

Tras esto, hemos decidido que era buen momento para ir a cenar, y hoy no tocaba ir al supermercado… Por fin una buena cena (pizza de bacon, jamon, gambas champiñones, y algo más que ahora mismo no recuerdo; y una ensalada con tomate, pimientos rojos, aceitunas, anchoas y mozzarella) regada con un buen caldo de la tierra.

Sobre el albergue… Horriblemente situado tras dos rampas durisimas, que a Garnica le han acabado de machacar las piernas tras un largo dia, y horriblemente diseñado en varios pisos… aunque por lo menos no es uno de estos como una gran habitación con muchisimas camas, sino que está organizado por habitaciones de 2, 4 o 6 camas. La ducha fria, para no faltar a la tradición.
Por suerte, una habitación de 4 para nosotros tres, y un canadiense que no hablaba nada de español, y que estaba esperando a otras 10 personas con las que habia quedado para hacer El Camino. Afortunadamente era simpatiquisimo y no roncó ni movió un dedo en toda la noche, con lo que conciliar el sueño fué más fácil que los dias anteriores…

A destacar del albergue de Astorga, un papel que podías coger a la entrada, con tonos azulados y amarillos, están todos los perfiles de todas las etapas restantes hasta Santiago de Compostela, así como los quilometrajes totales y parciales ¡una gozada!

El paseo ha transcurrido muy tranquilamente… desde las 7.45 que nos hemos puesto a andar todo ha venido rodado.

Realmente no he sentido ninguna molestia en todo el dia, pese a los casi 30 km… me esperaba acabar bastante mal cada etapa… pero bueno, ya llevo dos y de momento la cosa va bien. Garnica ha estado bastante dolido de las piernas los ultimos kms… Salar ha apretado el paso y nos ha dicho que avisaría en el albergue de que llegariamos en un rato; Yo por contra afloje para acompañar al rezagado… y de paso para no forzar la maquinaria. Al final hemos llegado 45 min más tarde que Salar al albergue público de Astorga.

Comentar que en el albergue de Astorga nos han dado unos mapas muy muy buenos, ojala tenga tiempo de escanearlos e incluirlos como recurso en la página cuando llegue a casa.

Ha sido un duro domingo, pero pese a lo largo de la ruta, ha sido bastante llevadero, pues hemos parado en Hospital de Orbigo a ver la misa del Domingo de Ramos, y de paso, a que nos pusieran unos sellos…
Por otra parte me ha venido a la memoria Ivan Poliakov, un chico de mi clase de bachiller con el que planeé hacer esta misma ruta… antes de que falleciera trágicamente… Este camino en gran parte va para él… Lo llevo como parte de mi equipo… en mi mente…

Este dia hemos contado 35 vieiras y 3 cruceiros… bueno… una distracción como cualquier otra. Las chicas que conocimos el otro dia han desaparecido, una lastima… nos hubiera gustado coincidir un rato de la ruta con ellas…

Anoche… Bastante bien… sin demasiados roncadores, y con muchisima gente en el albergue que venía desde León, aunque la mayoría habian empezado más lejos… hemos conocido a una californiana y una mejicana muy majas y graciosas, ojala volvamos a coincidir con ellas en alguna otra etapa.

El albergue no ha estado mal, una lastima que la ducha haya sido con agua fria… pero bueno, había buenas camas, buenas mantas (que no han hecho falta porque todos llevamos con nosotros unos buenos sacos de dormir), y una gran mesa para cenar/desayunar.

El desayuno lo hemos comprado en una tiendecita local, a unos 200m del albergue, siguiendo el camino unos 50m y luego desviandonos hacia adentro de la población, dejando el Camino de Santiago seguir hacia la derecha.

Nos hemos levantado tardisimo… hemos sido los ultimos en salir… sobre las 10.15 tras un café caliente nos hemos dirigido a la Catedral de León para que nos pusieran nuestro primer sello… bueno, realmente el segundo, el primero ha sido el del albergue… de alli a la oficina de turismo a por unos planos y hemos emprendido la marcha… tras 10 minutos andando hemos tenido que volver atrás, pues Garnica no llevaba suficiente dinero, y ha sacado en un Bancaja, al lado de la oficina de turismo. Luego, hemos ido a comprar una vieira, que Garnica no tenía y le hacía ilusión, y hemos reemprendido la marcha.
Hemos empezado andando despacio, paseando, disfrutando de la ciudad de León. El paseo ha sido comodo, aunque con un pequeño percance que me ha dejado sin chubasquero… el viento… contaba con la lluvia, pero no tenia previsto que el viento podia jugarme una mala pasada… bueno, espero que sea la última; El hecho es que los chubasqueros de carrefour de 3 euros son para estar dentro de casa… un poco de viento lo ha desintegrado al más puro estilo ‘trekkie’.
Por otra parte los ultimos 5 km han sido tan largos como si hubieran sido otros 20… cada señal que veiamos, a cada persona que preguntabamos, peregrino o lugareño, nos decían que faltaba poco, uno o dos kilometros… pero esos uno o dos kilometros nos han costado más de dos horas de recorrer… que mal calcula esta gente la distancia! Yo al final estaba por meterme en cualquier hotel y mandar a tomar viento ese ultimo km infinito! jajajajaj… Bueno pero por fin hemos llegado al albergue de Villagango del Paramo, aunque bastante quemados… al menos fisicamente, ya que la moral ha ido en aumento desde el primer al ultimo momento.
Bueno… mañana más.
PD: Contadas (por uno de ellos) 115 vieiras indicativas y 3 cruceiros… menuda distracción jajajaj

Llegada a Leon sobre las 3.30 … buscando el albergue hasta las 5… los móviles con gps sin bateria o sin coger satelites a causa de la lluvia, y sin demasiada gente por la calle… y nosotros sin un mapa de Leon ¡De 10!
La noche en el albergue genial… salvo por los tipicos roncadores… mea culpa por dejarme los tapones en casa… es algo que deberíamos pensar todos antes de salir de casa…
El albergue por lo general de 10… de hecho no me lo esperaba en un albergue publico… había oido cosas que les daban mala fama, pero incluso pude disfrutar de una ducha de agua tibia y un café caliente por la mañana al despertarme… o al levantarme, porque con la emoción realmente no dormi mucho :P

Y estoy de los nervios… Garnica nos espera en Madrid… y a Salar y a mi nos quedan varias horas de bus en plena operacion salida de Semana Santa…
Bueno… espero que todo nos vaya bien… ya os contaré que tal el viaje…
PD: Primer post desde el movil…

Se adelanta unas horas la salida.
Hoy, tras regresar de pasear durante media hora y de ducharme he recibido varias llamadas de Garnica y Salar… al final ni salimos el sabado 27 de madrugada ni el viernes por la noche… Definitivamente será el viernes por la tarde… y llegaremos a León sobre las 5 de la madrugada…
Sobre la marcha decidiremos si esperamos unas horas para entrar a la catedral o si emprendemos la marcha directamente… ya vorem… como se dice en mi tierra.

Esta es mi duda a falta de 6 dias para partir…

Botas:

Las usaré 7 u 8 horas al dia (mientras se anda), en la mayoría de las etapas (pesan 850g c/u aprox. y apenas tienen 250km)

Zapatillas:

Las usaré 4 o 5 horas al dia (mientras se anda), en las etapas más llanas, para descansar los pies (pesan muchos menos que las botas y ya las tengo muy amaestradas)

Chanclas:

Las usaré para ducharme y para estar en los albergues, el resto de horas del dia.

Obviamente para el uso que les voy a dar las chanclas y las botas son imprescindibles, pero…¿Merecen realmente la pena las zapatillas? … Por otra parte, para las botas llevo las ‘turtles’ que comentaba en el post anterior sobre las botas… teniendo en cuenta que tienen unas pequeñas cadenas (hierro) pues pesan bastante, así que si no voy a encontrar hielo en las zonas de O’Cebeiro o La cruz de hierro pues… igual me podría dejar en casa ese medio quilo también…

Tengamos en cuenta… Zapatillas 805g el par, Turtles otros 275g el par… es más de 1kg entre las 2 cosas…

Pues eso… esta tarde he ido con mis compañeros de camino al Carrefour y he visto algo que jamás habia visto antes… tienen sacos de dormir (y por muy buen precio), bordones, tiendas de campaña, piquetas, y muchisimo material de este tipo.

A falta de impermeable o similar, he visto que el poncho de la marca carrefour valía 3 euros. Ocupa poquisimo y pesa menos aún… así que lo he comprado, yo en color verde camuflaje y mis compañeros en color azul marino. De momento es mejor que nada, y, si se rompe… pues ya compraré otro estando ‘en ruta’.

Bueno, ya pondré alguna fotillo…

Ya solo faltan 7 dias! y por supuesto me siguen asaltando las dudas… ya os contaré algo… mañana.

Buenas noches.

En mi tierra (Valencia) estamos en fallas… en muchas casas es tradición, la gente va a ‘la capital’ a ver las grandes fallas (la del Ayuntamiento, la de la Plaza del Pilar, la de Na Jordana, las dos de Campanar, etc.), y como yo tenía el dia libre he decidido ir a verlas…

Ya puestos a dar vueltas, he conectado el Sportstracker porque tenía curiosidad por saber cuantos kilometros hacía… así que después de comer, he puesto en marcha el cacharrín (estaba en la Ciudad de las Artes y las Ciencias, frente al centro comercial El Saler) y me he puesto a andar siguiendo el antiguo cauce del rio hacia el puente de la Alameda, para luego girar hacia el centro, donde he dado un par de vueltas para ver las fallas, dejando la antigua y la nueva de Campanar para el final… más que nada porque están bastante alejadas del centro.

Al final del recorrido he hecho casi 7 km en más de 3 horas! lentisimo! pero teniendo en cuenta la cantidad de gente con la que me he ido encontrando tampoco ha sido tanto… Valencia en Fallas recibe una gran afluencia de turistas…

La falla nueva de Campanar de este año ha sido la más impresionante, aunque no se ha llevado el primer premio. Por otra parte la del ayuntamiento me ha resultado tristemente pequeña… la crisis se ha notado bastante…

Realmente solo hemos sido dos… Hemos ido a decathlon, mi compañero tenia algunas dudas sobre el equipo necesario y el presupuesto… tras estar una hora y media dandole vueltas al tema parece que le ha quedado bastante claro. Luego, en lugar de irnos cada uno a su casa, le he propuesto ir a dar un paseo por una ruta de las que conozco… Apenas han sido 6 kilometros, hemos ido paseando a un ritmo muy comodo que nos ha permitido hablar sobre lo que esperamos encontrar en el camino, … al final el paseo nos ha costado poco más de una hora…

Entre las cosas de las que hemos hablado está el tema del bordón… él tiene uno de decathlon, pero dice que seguramente no lo llevará, que prefiere un cayado de madera más ‘tradicional’, con su calabaza colgando, ja ja… Yo todavía no tengo bordón ni cayado, debería pensar que llevar y comprarlo, apenas faltan 12 dias… seguramente acabe saliendo con las manos libres (sin cayado ni bordón) y si veo que lo necesito lo compraré sobre la marcha… no se, ya veremos…

Por otra parte he pesado la mochila esta mañana… pesa 11 kg ¡sin agua ni viveres!… al final he comprado 20m de cordino de 2mm… el peso y el volumen me han parecido ridiculos, y puede servir para tender, para usar como cordones para las botas, para atar cosas a la mochila, o… quien sabe… se supone que aguanta hasta 70 kg…

Cuanto menos queda más dudas me asaltan… ¡que divertido! … con lo que me gusta improvisar! jajaja

Ayer por fin salí de nuevo… el tiempo nos dió una tregua y pude salir a dar una vuelta con la bici con mi tia… es con quien pretendía hacer el Camino de Santiago el año pasado… al final no pudo ser… tal vez… más adelante.

Fuimos a un pueblo cercano… por unos caminos agricolas con unos boquetes horribles para mi pobre hibrida… además llenos de agua y barro, con lo que no sabías la profundidad del ‘charco’ hasta que no estabas mojado hasta las cejas… me alegro de haber elegido para ella una bici con suspensión delantera… y me alegro de que la lleve a tope de blanda… aun así se quejaba de que le molestaban los baches, y intentava evitarlos como buenamente podia… pero bueno… es algo que forma parte de la bici… en el momento ‘sales’ de la carretera deja de ser tan comoda y tienes que empezar a decidir por donde meter la rueda…

Al final ha sido un agradable paseo de 15km sin prácticamente desnivel acumulado, pero me ha permitido relajarme, estirar las piernas, y disfrutar de una mañana de domingo… a ver si el tiempo se mantiene y puedo salir un poco más esta semana que viene…

De nuevo lloviendo, y de nuevo una semana sin salir… mirando y re-mirando el equipaje… al final creo que voy a pasar de las pilas recargables, ya que el cargador ‘bueno’ que tenemos en casa es enorme… y con ‘transformador externo’ del tamaño de un transformador de los portatiles de antaño… con un cable larguiiiisimo (por lo menos 3 metros)… el otro cargador es de un tamaño más reducido, pero su velocidad de carga es de 100 mA/h, por tanto para cargar las pilas de la camara (2300 mAh un juego y 2500 mAh el otro) necesitaría prácticamente 24 horas…

Me compré un cargador USB via internet, parecía buena idea por el tamaño… y como en casi todos los albergues hay ordenadores, pensaba yo… pero la velocidad de carga es de solo 160 mA/h con lo que una carga completa son 14h aproximadamente… y no creo que vaya a estar el PC encendido todo ese tiempo…

Al final tiraré de pilas alcalinas ‘de toa la via’ y ya esta… el unico cargador que necesitaré será el del móvil… y los cogeré ambos, el usb (que al fin y al cabo es un cable de unos 70cm y 1mm de diamentro), y el normal para enchufe… de este modo si me pongo en algun PC público puedo enchufar ahi el móvil y cargarlo teniendolo vigilado…

Uff.. ahora que pienso… también me falta un ladrón… y quizás coja un alargador para tener el móvil un poco más cerca… seguro que se hacen ‘montoneras’ de móviles, pilas recargables, baterias de camaras y demás artilugios electrónicos encima de las mesas que tengan enchufes cerca…

Hoy por la mañana he ido a mi chalé… por allí en verano tengo costumbre de hacer una pequeña ruta de 5 o 6 km un par de veces por semana… hoy he decidido hacer esa misma ruta, pero en sentido ‘antihorario’… vamos, al revés de como la hago habitualmente…

Sin apenas pertrecho, con unas deportivas viejas, y sin ropa especialmente apta para la actividad, me he lanzado al camino… tenía unas cosas que hacer en el chalé, pero como he acabado pronto  y la ruta se puede hacer en menos de una hora… no me he podido aguantar… al final han sido 5’6km y 50 minutos… nada mal.

Ha sido un agradable paseo por el campo… al final se ha levantado mucho viento, y muy frio… pero bueno, nada fuera de lo previsible… apenas me he cansado… y he tenido tiempo de pensar en mis pertrechos del camino… lo que me falta todavía… no tengo ni saco de dormir, ni esterilla, ni bordones, el ‘set’ de aseo no lo he puesto aún en la mochila, y quiero quitarle peso sacando el ‘gel+champú’ de 200ml que hay, y poniendo sobres de estos que ponen en los hoteles con champú y gel… si son 15 dias pues poniendo 16-17 sobres de cada debería bastar… creo que habrá una diferencia de peso importante…

También tengo que comprarme ‘la capa’ o ‘el poncho’ o similar, y un cubremochilas quizás… y tengo que pensar como ‘atar’ el saco de dormir y la esterilla a la mochila, pues esta solo lleva un ‘pulpo’ elastico arriba… supongo que me compraré un saco de estos ‘tecnicos’ que ocupan poco y pesan menos… ya veremos…

Otro tema que me preocupa es la organización de todo lo que llevo en la mochila… espacio hay (son 60 litros de mochila), pero soy un tio grande y si meto absolutamente toda la ropa (incluida la que se supone que llevaré puesta) ya no queda sitio para nada… la ropa es:

- 3 camisas de algodón

- 1 camisa termica

- 2 pantalones vaqueros

- 2 sudaderas

- 1 forro polar que a su vez hace de cortavientos

- 1 pijama (pantalón + camisa de algodón)

Si quito un vaquero, una camisa de algodón, una sudadera, y el forro polar, … que realmente es lo que llevaré puesto encima prácticamente todo el tiempo… la mochila ya está a mitad de carga… con lo que meter el neceser, la camara, las pilas, el movil y cosas de ese estilo no supone mucho problema… quedando espacio en caso necesario para un ‘saco tecnico’… y la esterilla… por fuera.

No se… creo que tengo que reflexionar más sobre eso… la climatología en abril posiblemente me impida lavar las sudaderas (ya que como son muy gruesas tardarían dias en secarse)… quizás si hay algún albergue con secadora…

Tampoco he pensado como lavar las camisas, obviamente no se van a ‘ensuciar’ de barro… pero el ‘olor a tigre’ si que quiero quitarselo cada dia… ¿tendré que llevar cordino para tender?… ya llevo imperdibles… Supongo que son las dudas tipicas cuando ya falta tan poco… menos de un mes.

Ayer dia 20 de febrero fué un dia muy duro… me levanté no muy tarde (sobre las 8 y media, creo recordar) porque tenía que hacer unos recados que acabé a las 15, comí, y tal cual acabé de comer me puse el chandal decidido a hacer por lo menos 15 o 20 km… Además, decidí intentar un circuito no circular (me podían venir a buscar), ya que de esta forma me podía alejar un poco más de la costa y meterme por caminos más ‘de campo’ con sus cuestecicas, piedras, gravilla, hierbajos, y demás.

Por otra parte y teniendo en cuenta que no era un circuito llano, no quise ‘abusar’ y calculé que me costaría 4 o 5 horas hacerlo,  y por tanto llegaría bien caida la noche a mi destino, con esto, decidí poner de nuevo en la mochila, además de agua y mi tipico bocadillo, una linterna llavero (tamaño, forma y peso como una moneda de 20 centimos) colgada de la cremallera, y una linterna un poco más grande para llevarla en la mano.

Los primeros 4 o 5 km fueron muy tranquilos, por terreno llano y asfaltado en su totalidad…, por supuesto no era un paseo, ya que iba todo lo que podía para intentar ganar tiempo para la zona más dificil. Una vez había salido de la población los siguientes 6 o 7 km se hicieron largos… siempre el mismo paisaje, y seguia prácticamente llano, con alguna cuestecita de 200-300m de largo para salvar desniveles de 10-15 metros como mucho… aqui fue cuando decidí recortar el tiempo de llegada al máximo, y me hice un par de kms corriendo (obviamente sin sprintar, solo ‘haciendo footing). Hasta aqui ya llevaba 12km, prácticamente en llano, y me había costado poco mas de 1 hora y media… a este ritmo en una hora podría estar en mi destino… quizás por los desniveles otra hora y media.

Tras cruzar la carretera que une las dos partes del recorrido, me encontré con un bonito perro de ‘po lo meno’ 50 kg y cuyo tamaño daba un miedo ‘de cagassse’… al final tras seguirme a 2-3 metros de distancia durante 1km aproximadamente se dió la vuelta y se largó… ¡lo peor había pasado, pensé!… seguí andando, esta vez teniendo que cruzar barrancos y por caminos con grandes desniveles, según el móvil la media ya estaba empezando a bajar, y aun quedaba trozo… menos mal que dos o tres km más adelante había un merendero… el lugar ideal para parar 10 minutos y comerme el bocadillo.

Tras esto, retomé la marcha con cierta ‘alegria’, pensando que en 4 o 5 km habría llegado… aunque la alegría me duró poco, dos grandes canes que estaban andando por dentro de una parcela saltaron la valla (de más de 2m) y me dispararon el nivel de adrenalina hasta un punto que desconocía que se podía llegar… pensé, aunque solo fuera un perro, correr carece de sentido, ya que sin duda correrá más que yo… simplemente me puse al lado contrario del camino (iba andando por el lado de la valla de la parcela),  y seguí andando tratando de mantener la calma… estos no se cansaban como el anterior, y llegado un punto encontré una varilla de aluminio de 1 metro en un lado del camino ¡bendito aluminio! … pegué 4 golpes con ella en una piedra grande que había a un lado del camino y los canes dejaron de ladrar, y se volvieron hacia atrás… como no podia ser de otra forma, el aluminio a la mochila, ja ja ja… es una experiencia que no aconsejo a nadie! que horror!… bueno, solo faltaban 2km para llegar donde tenía previsto, y llevaba poco más de 2h y media… decidí ponerme a correr de nuevo… apenas faltaban 2 o 3 cuestas bastante ‘light’ hasta llegar…

Por fin llegué, ahi estaban mi padre y mi madre con el coche esperandome… me dijeron que pensaban que me costaría más… al final el recorrido duró 3h y 10 minutos, y fueron 21’5 km, según el móvil… ¡bendito aparato! Por otra parte apenas bajó el nivel de batería, por tanto si duró 3h aquel dia… tal vez podría durar 6 o 7 horas durante el camino, y podría utilizarlo para hacer mis propios ‘tracks’ …

Realmente el recorrido fue ‘bonito’, pero con demasiado perro… no creo que vuelva a hacerlo al menos hasta tener el bordón (o los bordones si al final voy con dos)… quizá así vaya con más seguridad.

Las linternas no me hicieron falta, pues ‘apreté’ bastante… ¡que incomodo es correr con esas malditas botas! jajajajaja… pero bueno… lo había hecho, más de 20km sin despeinarme… el problema ya solo podrá ser el hecho de que el camino no son 20km un sabado… sino 20km ayer, 20 hoy, 20 mañana, 20 pasado… ¿quien dijo 20? según la moral que lleven mis compañeros pueden ser 25, o 30, o … ¡más me vale no pensar en eso ahora!

Al final no lo he pude evitar, y ayer mismo me lanzé a la carretera sin pensar que no disponia de mucho tiempo… a las 6 de la tarde exactamente estaba en Catarroja con mi bici, y con la rueda trasera pinchada (pinché de casa a Catarroja). Por suerte debia ser un pinchazo pequeño y podia hinchar y hacer 6-7 km de tirón, así que hasta llegar a casa solo tuve que parar 5 veces para re-hinchar la rueda.

Siguiendo la flecha pasé al otro lado de la estación por un paso subterraneo peatonal… estaba en un poligono y no veia flechas, pero mi instinto me guió hacia la derecha, paralelo a la via del tren, hasta que, por fin, vi la primera flecha amarilla en una farola…

Tras esta vinieron más; Más separadas de lo que esperaba, en algun momento dudé que dirección tomar, pero más pronto aparecia la duda, a los 200m o así, habia otra flecha ¡enhorabuena a la Asociación de Amigos del Camino de Vantiago de Valencia! La verdad es que no esperaba ver el Camino de Levante tan bien señalizado ¡que gozada!

A la entrada de Silla vi otra señal inesperada… señalización vertical para el Camino de Levante, con marcas GR incluidas! Otro punto para el Ayuntamiento de Silla! Ojala en todos los sitios se tomaran el Camino tan en serio…

Señal Camino Levante Vertical en Silla

Tras tener alguna pequeña dificultad para seguir el camino por dentro del pueblo (están levantando varias de las calles por las que pasa el Camino, mal año han elegido… Xacobeo, y en plena crisis!) y a la salida (también el ultimo tramo, en la carretera del puerto de Silla, está en obras) tal y como se puede ver en la siguiente fotos.

Entrada de Silla:

Entrada Silla

La acera está más o menos transitable, al menos a pie. Con la bici me tocó dar un rodeo de un par de manzanas, nada complicado.

Salida de Silla:

Salida Silla

Teniendo, aqui si, que dar un pequeño rodeo NO SEÑALIZADO. Creo que en el Ayuntamiento se tendrían que haber tomado esa pequeña molestia, o al menos avisar a la asociación correspondiente (ignoro si lo habrán hecho). De todas formas, como es una zona que más o menos conozco, pondré un esbozo del rodeo que yo di para llegar a la siguiente señal. (Botón derecho de raton sobre la imagen y clic izquierdo en ‘Ver imagen’ del menu contextual para ver la imágen a tamaño completo)

Rodeo

Llegado a este punto, decido volver a casa ya que se está haciendo de noche y todavía me quedan al menos 8km para volver…

Cuando llego a casa me doy cuenta de que ‘con la tontería’ desde que salí de casa a las 17.30, se han hecho las 19.30 casi… y he hecho solamente 20km, la mitad de ellos por el propio Camino de Santiago.

Sin duda ha sido una experiencia emocionante, ir buscando las flechas sin saber a donde te conducirán… al menos ‘a corto plazo’, o sabiendolo. Algún dia estaría bien hacer el Camino de Levante, eso si, seguro que son más de 1000km, y no sería a pie, sino en bici… en fin… algún dia…

Hoy he cogido el tren en la estación de Catarroja… y me he dado cuenta, de que el Camino está más cerca de lo que pensaba… obviamente no el Camino Francés, que es el que pretendo hacer (al menos sus etapas finales), pero si el Camino de Levante…

Camino-Levante

Nada más ver la flecha he decidido que esa misma tarde o a lo sumo al dia siguiente la seguiría con mi bici durante al menos un par de kms… al fin y al cabo hace dias que no entreno, y ya van dos o tres dias que no hace mal tiempo del todo…

A decir verdad cuando he visto la flecha se me ha revuelto todo… era como… como si ya estuviera en camino. Cada dia tengo más ganas… ojala pueda venir esta misma tarde… ojala el tiempo me acompañe…

Ya tengo mochila!

Aunque no estoy saliendo mucho a entrenar (mal vamos), cada dos o tres dias me paso por algun Decathlon, ya que estamos a principio de temporada y hay cosas de la temporada anterior que las van rebajando de precio hasta quedarse sin stock.

Aunque no lo comenté, las botas me costaron 85 euros, siendo su precio la temporada anterior (sin rebaja) de 150 euros. Es por esto que me parece que hice una buena compra… casi a mitad de precio, y con unas Turtles (valoradas en 20 o 25 euros) incluidas…

Total, que en una de estas visitas a Decathlon, encontré una mochila de Trekking para ‘Autonomia completa’ por 50 euros, cuando su precio en origen era 120 o 130 euros… El problema es que resulta un poco pesada para el Camino de Santiago (2’7 kg en vacio, frente a los 1’5kg de las que se recomiendan en la mayoría de webs sobre el Camino de Santiago), por otra parte, en las web se recomiendan mochilas de 40 litros y 1’5kg para hacer el Camino en verano, pero yo lo voy a hacer ¡en abril! (y ya se sabe, en abril aguas mil). Por tanto la mochila, con 65 litros de capacidad y 2’7 kilos de peso me parece la ideal para estas fechas.

Tiene 3 bolsillos exteriores para rapido acceso, 1 bolsillo interior para camelback (aunque yo seguramente lo usaré para otra cosa, y el agua irá en una botella), y acceso al espacio principal desde arriba, desde el centro, y desde abajo ¡una virguería!

Por otra parte dispone de un sistema de ajuste que permite situar los tirantes de la mochila en diferente posición, según sea la altura del caminante, y unas barras de aluminio que mantienen la carga en una posición más o menos fija, de forma que no golpee ningún saliente con la espalda.

Si puedo ya pondré una foto en los próximos dias…

PD: Lo prometido:

Mochila

Llueve, llueve, y vuelve a llover.

Que tiempo por Dios! Casi ha pasado 1 semana desde mi ultimo paseo y apenas he salido de casa… una semana entera sin moverme! … A poco que pasa el tiempo, me doy cuenta de lo sedentaria que ha sido mi vida los ultimos años… ahora me pasan los dias sin hacer apenas deporte y ¡ni me entero!… Recuerdo cuando, con 16 años, salía prácticamente todos los dias con la bici, haciendo 7 u 8 km por los alrededores de mi pueblo, y en verano como el tiempo acompañaba, hacia escapadas dia si dia no de 20 o 25km… ahora cuando salgo, y ando, hecho de menos aquello… la bici me ha acompañado desde muy joven, y ahora que estoy volviendo a hacer deporte, la hecho de menos… ojala algún dia haga buen tiempo y pueda salir a dar una vuelta…

Y no para de llover… y yo sin chubasquero / poncho ni cubremochilas… o espabilo, o mal…

Hace mucho que no me pongo el pulsometro… no presto atención al corazón, eso que de pequeño tenía un soplo cardíaco, y es algo que si no vigilo me puede dar problemas… Es por esto que hoy he decidido realizar un entrenamiento corto pero muy intenso cardiovascularmente hablando, como he hecho notar en temas anteriores, no soy ningun experto, pero procuro conocer mis limites para no sobrepasarlos accidentalmente llegado un momento critico.

El entrenamiento ha consistido en subir y bajar una escalera de 20 escalones 10 veces tan rápido como me fuera posible, medir las pulsaciones al final del ciclo, esperar 2 minutos, y repetir. Así 10 veces. Esto es, subir 2000 escalones y bajarlos, a la máxima velocidad posible, parando cada 400 escalones (200 de subida y 200 de bajada) durante 2 minutos.

Ciclo Pul. Final Puls. Tras descanso
1 168 98
2 174 102
3 180 110
4 182 114
5 182 118
6 185 122
7 187 126
8 190 140
9 192 147
10 194 160

Al final del ejercicio, que ha durado poco más de una hora estaba extenuado, me dolian todos los musculos de las piernas, y durante las dos ultimas series he tenido que bajar el ritmo porque ‘ya no podia más’ … por lo visto me siento comodo por debajo de 180 pulsaciones, y sufro a partir de esa cifra…  esto es importante porque al camino de Santiago no llevaré pulsometro, así que debería basarme en ‘mis sensaciones’… y espero no tener que llegar ‘al limite’… aunque O’Cebreiro y el alto de La cruz de hierro tiene fama de ser extemadamente duros… menos mal que solo hay que subirlos una vez :)

Me lo tomé en serio… los rumores podrían ser ciertos…

Recordé una ruta que hacía con 14 años con la bici, es perfectamente ciclable así que hacerla andando no debería ser mayor problema… salvo por la distancia… si la hago completa son 20km de ida y 20 de vuelta… decido empezar con solamente la primera mitad de la ruta… es la mitad fácil, con poca pendiente, asfaltada en su mayoría (salvo 500 metros), y más corta que la otra mitad (aproximadamente 7-8 km calculaba…)

Recordemos, es 5 de febrero, las 14 de mediodia, acabo de comerme un hermoso plato de arroz al horno y me dispongo a salir… hace un frio horrible, y un horrible nubarrón amenaza con descargar de un momento a otro… me lo pienso… y decido dejar de pensarlo…

Me visto, y pongo en una mochila un pequeño bocadillo de chorizo, 1’5 litros de agua, unos croisants rellenos de chocolate, un chubasquero plegado, un paraguas, una linterna pequeña como un llavero, un chaleco reflectante (por si se me viene la noche encima) y me lanzo a mi particular aventura… al final con unas cosas y otras he salido a las 15.30, y llegada la mitad del recorrido solo son las 17… llevo andados 9,5 km y decido parar a comer algo… adios a los croisants, me despisto y comiendo y bebiendo se hacen las 17.45… tardisimo, empezará a oscurecer en un cuarto de hora… a lo sumo, media hora.

Emprendo el recorrido de vuelta corriendo, y con la mochila a la espalda… se hacen las 18.30 y aun estoy a 3 km de casa, pero por suerte ya estoy dentro de la población vecina… solo me queda cruzarla… cruzar la carretera por un paso subterraneo, y estaré en casa… empieza a chispear… ¡a Dios gracias por coger el paraguas!… Llego a casa a las 19.20 aproximadamente, exhausto, pero contento, en cuanto me saco las botas observo que los pies están blancos, y muy humedos… tal vez las botas no son lo transpirables que debieran, solo he hecho 19 km…

Al menos me queda el consuelo de que si pillo algo de nieve durante el Camino de Santiago (cosa muy probable dadas las ultimas precipitaciones en la zona) no se calarán los pies… Bueno, al final han sido 18,99 km según el movil, en 3h y 20 minutos andando… el tiempo parado no lo cuenta, se ve que tiene ‘auto pausa’… lo miraré. Han sido 21.000 pasos durisimos, pero ya estoy un poco más cerca de la meta que tengo, que es aguantar 25km ‘de tirón’ en menos de 5 horas…

Cuando me meto en la ducha me doy cuenta de que no funciona el agua caliente… y el calentador está encendido… ¡por Dios como duele! … bueno, esto también es Camino.

Me han llegado rumores de que a mis compañeros ‘les ha dado por el montañismo y el senderismo’, y parece que están saliendo a diario a entrenar con sus botas, y una mochila con algo de agua (peso al fin y al cabo)… si son ciertos llegarán mucho más entrenados que yo… debo apresurarme… lastima que hoy tampoco pueda salir…

Ayer (31-01-2010) hice mi ultima salida de enero para entrenarme un poco para el camino, la verdad, ha sido un mal mes, pensaba que podría entrenar más, pero desde mi primera salida para entrenar hasta esta solo he salido 6 veces… mal asunto.

Visto esto, ayer decidí ‘apretar’ un poco más, y estirar mi ruta unos pocos km más… llegando a los 12,5 km. Como en las ultimas salidas, estoy andando con las botas duras, para acostumbrarme a ellas, ya que se recomienda no ir al Camino de Santiago con unas botas nuevas. La ruta me costó solamente 2 horas, así que el ritmo fue alto, llegando a andar más de 13.000 pasos ¡cada vez estoy más contento con mi movil! … os lo prometo… teneis que probarlo!

Llegué a casa rebentado, me costó subir los 20 escalones de 20 centimetros que llevan al piso superior… y se me venía el tiempo encima, ya que mis compañeros de aventura decian que una buena fecha sería la segunda mitad de Febrero, pues ya habrían acabado los examenes en la universidad…

Pueden estar quedandome unos 45 dias y estoy re-flojo!… decido esforzarme más en las sucesivas salidas… aunque podría ser ya un poco tarde.

En mi tipica linea de renovar móvil cuando acaba la permanencia he tenido la suerte de poder adquirir un Nokia 5800 de Movistar por poco dinero, y sin obligación de contratar un plan de datos, cosa que cada vez es más dificil

En cuanto he llegado a casa he instalado el SportsTracker (ya lo conocía, pues lo tenía en un N70 que me prestó un amigo durante un tiempo)… con este software y el GPS interno del móvil se puede controlar con más exactitud y menos complicaciones los ‘paseos’, ¡y además llama por telefono!… menudo gadget

Al momento de comprarlo he decidido salir, y aprovechando las características del software he cambiado de ruta para conocer otras zonas, otro tipo de terreno, y no acostumbrar al cuerpo a una única ruta.

Al final he hecho 7 km, en 1 hora y 15 minutos. Según el cacharrín la velocidad media ha sido de 5,6 km/h y he dado 7850 pasos, aproximadamente. Teniendo en cuenta que iba con las botazas de montaña por terreno llano (no olvidemos que no están pensadas para esto), considero que ‘me porté’ bastante bien y me sentí satisfecho… espero no tener problemas durante mi primer Camino de Santiago, del estilo de robos, de moviles, botas, mochila… no me resultaría nada agradable…

Por fin!

Llevaba un tiempo mirando equipamiento para el Camino de Santiago: y muy especialmente botas de montaña, materiales, suelas, refuerzos, dureza, en fin… todo lo que conllevan unas botas. Como no soy para nada un gran especialista en el tema, he consultado multiples webs, y al final he llegado a la conclusión que para un camino ‘liso’ lo ideal son unas botas con poca caña o sin ella, y más bien blandas, en cambio, para ir por monte (pistas sin asfaltar y con mucha pendiente) es mejor una bota dura y bien reforzada, con algo de caña.

Considerando que en mi ruta durante el Camino de Santiago (que se prevee Leon – Santiago o Astorga – Santiago) encontraré ambos tipos de terreno considero que no es mala idea llevar unas zapatillas de deporte ‘normales’ para los terrenos fáciles con buen tiempo, como ‘plus’ todas mis deportivas son de cuero, que aunque blando, bien untado con betún, resulta bastante impermeable.

Para el terreno duro he encontrado unas botas con suela vibram y tacos de 8mm, con caña media, de tejido polartec internamente (conserva muy bien la temperatura y evacua aceptablemente la humedad, teoricamente) y reforzadas con una fina capa de caucho toda la bota, y con un poco de kevlar en la punta y el talón.

Botas Montaña

Además me han regalado unas ‘turtles’ (que ni sabía que existian) que son una especie de ‘cadenas’ como las de los coches pero para los zapatos/botas.

Obviamente al dia siguiente de comprarlas (es decir el dia 23-01-2010)  he salido a la calle con ellas para darles un ‘primer paseo’ por mi circuito… han resultado bastante comodas en prácticamente todo el trayecto, salvo un par de momentos que me apretaban ligeramente .

Realmente me han resultado un poco pesadas (1’4 kg creo recordar que ponía en la tienda…) en comparación a las deportivas, pero el peso es algo con lo que tendré que lidiar durante todo el Camino…

Hoy no puedo considerar que he entrenado… sin pulsometro, ni chandal… vestido de calle y con botas de montaña ¡que ridiculo! jajaj… pero bueno… p’alante… Aqui lo importante es estar motivado… y llevar buen equipo para evitar posibles lesiones.

En el camino se trata de ‘seguir la flecha amarilla’, así que decido buscar información sobre el Camino de Levante… tal vez pase cercano a mi casa y podría utilizarlo para entrenar… Esto es solo una idea, pero que me ronda por la mente tras leer algunas cronicas del Camino en el foro bicigrino

Es dia 14, y tras postear el resumen de la anterior salida me doy cuenta de que llevo 5 dias sin salir (y así no se puede ir al Camino de Santiago)… me pongo mi chandal y salgo a la calle… ¡hace menos de 5 grados de temperatura! … menos mal que el chandal es ‘climalite’ (se supone que es bastante tecnico, y que conserva el calor del cuerpo)… vuelvo a dar una vuelta a mi ruta, sea por el frio, o porque me estaba exigiendo más, consigo completarla en 40 minutos… se me hace corta, y doy un par de vueltas al pueblo.

El pueblo lo tengo re-medido, por donde he dado la vuelta son exactamente 2 km, así que en total he hecho 8’5km, me ha costado casi dos horas, pero he encontrado a una persona que hacia tiempo que no veia y hemos estado hablando un buen rato… no se exactamente cuanto, pero podría decirse que media hora como minimo..

Cuando llego a casa miro el pulsometro como de costumbre, solo 95 pulsaciones. Pensaba que serían más… pero estoy contento.

La anterior salida que hice acabó con mis fuerzas… pero solo esforzandome al 101%  seré capaz de llegar a León o Astorga en una condición física aceptable… he vuelto a hacer el recorrido andando, cansandome un poco menos cada vez, y ahora vuelvo a salir, esta vez con la bici, es dia 9 de enero y decido hacer el mismo recorrido que narré hace un par de dias… me cuesta solo 20 minutos ¡apenas eran 4’5 km! decido dar otra vuelta…

Cuando llego a casa apenas estoy cansado… han sido 9 km en poco menos de 40 minutos… la media sale de entorno a 15 km/h, muy tranquilo, mi corazón apenas va a 90 pulsaciones cuando acabo el paseo… decido que debería esforzarme un poco más, así que decido recorrer esprintando de ida y vuelta el poligono industrial cercano a mi casa, para que el corazón tenga que trabajar un poco… he visto algunos perfiles de etapa del Camino de Santiago y… hay un par de cuestas ‘durillas’… así que si no me esfuerzo para entrenarme puedo sufrir una bajada de tensión, o de azucar…

El poligono apenas mide 1 km, cuando llego al final estoy agotado, miro el pulsometro, 180 pulsaciones… descanso dos minutos andando a paso ligero y bajo a 110, hora de volver. El segundo sprint me lleva a 190 pulsaciones a la entrada de mi casa… y tras otros dos minutos andando a paso ligero vuelvo a estar entorno a 110. Esto no puede ser bueno ¿o tal vez si?

Tras esto si que estaba agotado… pero al menos estoy satisfecho, tengo una ruta cronometrada a pie y en bici, y se que me recupero bastante rápido, en solamente dos minutos, al menos según mi criterio…

A la ducha.

Desde principios de Enero del 2010 que venimos gestando la idea… cada dia el mi primer Camino de Santiago está más cerca, y llega el momento de empezar a entrenar…

Tras comprar un buen chandal empezé a salir el dia 7 de Enero, aunque mi idea inicial era hacer el camino en bici, uno de los chicos que iremos, parece que le tiene ‘miedo’ a la bici debido a que tiene la rodilla resentida desde su anterior Camino de Santiago (que fué andando), y dice no sentirse seguro sobre su ‘hierro’… Por este motivo decidimos hacerlo a pie, aunque todavía no sabiamos ni siquiera cuando.

Total, dia 7-01-2010. Me pongo a andar, soy consciente de que he estado 5 años sin realizar apenas ningún ejercicio fisico a nivel ‘deportivo’… antes solía salir dos o tres veces a la semana con mi bici, pero ¿ahora?, mis musculos están resentidos… menos mal que algunos fines de semana he salido con la bici, y que durante los veranos salgo cada semana a andar aunque solo sea durante una hora…

Esta es una buena referencia, una hora… eran las 3 de la tarde y sobre las 4 y media se hace de noche, así que no tengo mucho margen… Tras dar la vuelta llego a casa y como era de esperar estoy agotado! Por suerte, el corazón solamete está a 120… no es tanto… pensaba que andar me supondría más esfuerzo cardíaco… pero vamos, siendo que ‘en reposo’ mi corazón suele estar sobre 70 pulsaciones por minuto, 120 no es una cifra demasiado… mala.