Entries tagged with “Barbadelo”.


Aunque originalmente esta no es la etapa que teniamos pensada, como los tres nos encontramos bien decidimos ‘tirar un poco más’ … al final ha pasado de ser una etapa de 27 km teoricos a casi 40 km que acabamos haciendo…

Por suerte apenas hemos tocado carretera, y todo ha sido en un plan tipo ‘camino original’, con lo que hemos podido disfrutar de autenticos paisajes de ensueño de los que, en España, solo se pueden ver en Galicia.

Durante el camino, nos hemos encontrado con un conocido, un señor de unos 45 o 50 años que estaba haciendo el camino desde Roncesvalles… y llevaba ya 30 dias… lo conocimos al llegar a Rabanal y desde el dia de la ventisca no nos habíamos vuelto a cruzar con él… hoy por fin lo hemos alcanzado, consiguiendo recortar la etapa que habíamos perdido…

Junto a él, y hablando de como nos había ido en etapas anteriores, cruzamos el rio Miño a la entrada a Portomarín, donde comimos, juntos, disfrutando de un Ribeiro blanco… A la salida de Portomarín, ya sin este caballero, hemos con otra pareja que habíamos conocido el dia que llegamos al Acebo, un matrimonio que viajaba con una pareja de perros de tamaño medio… y estuvimos hablando de cuales eran los próximos albergues, ya que en Portomarín mismo, les habían puesto alguna pega en el albergue.

Cuando hemos llegado al albergue de Ventas de Narón, solo quedaban 4 camas ¡por poco! pero lo hemos conseguido. Mientras Garnica ha decidido no cenar, quedandose en el albergue, Salar y yo hemos ido a un bar cercano (que sigue ahi porque no hay competencia, ya que el trato ha sido bastante deficiente), donde hemos cenado ensalada, pulpo, y croquetas, entre otros.

Buen albergue si se viaja con animales, cuando uno pretende ir en plan un poco ‘turigrino’ sus servicios flojean un poco… la ducha ha sido con agua fria, y no tiene ningún bar ni ninguna tienda a menos de 2 o 3 kilometros, con lo que hay que reemprender la marcha en ayunas si no se va bien pertrechado…

La noche ha sido muy tranquila, he podido conciliar un sueño profundo que me ha permitido descansar y encontrame perfectamente a la mañana siguiente… además la calefacción ha funcionado durante prácticamente toda la noche (en otros albergues la apagan sobre las 4 de la madrugada y suele hacer frio de verdad entre las 6 y las 7… una forma ‘sutil’ de despertar a la gente…)

Sin duda una de las etapas más duras para mi… ha empezado como un dia normal, pero al rato de salir ha empezado a dolerme la pierna, otra vez … sobre las 12 el dolor era insoportable, he ‘pasado’ los kilometros sin apreciar si eran de asfalto, barro o piedras…

Si a todo esto sumamos que me he quedado rezagado de mis compañeros, ya que no he podido seguir el ritmo a causa del dolor… He recordado unas palabras que nos dijo ‘The Wolf’ en el Albergue del Pilar… allá en Rabanal… ‘Santiago tiene muchas formas de derrotarnos… desde una ventisca, hasta un esguince o una tendiditis’ … Pues bien, es cierto… tras varias ventiscas y mucho dolor en mi pierna hoy ha sido el dia que tenia casi decidido tirar la toalla…

A falta de 3 o 4 kilometros para Sarria eran las tres de la tarde, tenía hambre, y daba por sentado que mis compañeros habrían parado a comer, así que decido parar yo también… veo unos edificios en la carretera, así que salgo del camino marcado durante uno o dos kilometros para ver si veo algun bar que todavía esté abierto… y encuentro uno; Tras un enorme plato de arroz (que no estaba muy bueno) y otro más enorme de pulpo a la gallega con papas (que estaba riquísimo, pero no me lo he podido terminar) regados con media botella de un vino mediocre, me he dado cuenta de que llevaba más de una hora parado… así que he decidido reemprender la marcha… Salar y Garnica han comido en Sarria, donde estaban esperandome… malditos 3 o 4 kilometros… si hubiera aguantado un poco más habría comido con ellos…

Tras reencontrarnos, hemos continuado los kilometros que faltaban hasta Barbadelo… donde mis compañeros han preguntado si había misa… al no haber me han dejado las mochilas y han vuelto a Sarria para ver si llegaban a misa… no han llegado, han hecho aproximadamente 10 km (5 ida y 5 vuelta) extras, gracias a Dios que sin mochilas… Yo he tenido ocasión de hablar un rato con un par de maestras jovencisimas y hermosisimas que estaban en el albergue… Duchita fresquita y… a dormir.