Otra etapa larguisima… esta vez si que hemos terminado todos hechos trizas… menos mal que en Palas de Rei hemos parado a comer un buen rato.
Justo antes de partir desde Palas de Rei he visto una oficina de correos, así que he aprovechado para enviar a casa las turtles, ya que no considero que me vayan a hacer falta, pues los dos picos más importantes, la Cruz de hierro y O’Cebreiro ya han pasado.
Tras esto, emprendemos la marcha, tras comprar algo de comida, agua, y bebida isotonica, en un supermercado… y de nuevo una vez más el dolor de la pierna me hace quedarme rezagado… tras un par de horas andando, Salar y Garnica han llegado a Melide… a mi me ha costado prácticamente una hora más.
Cuando estaba a la entrada de Melide, he recibido una llamada ¡Era Garnica! Me ha dicho que en el albergue la “hospitalera” les ha dicho que no quedaban plazas, cuando realmente había bastantes colchones en el suelo vacios… y les ha dicho que buscaran un hotel.
Tras preguntar a un taxista, que nos ha dicho que fueramos al Hotel Xaneiro, nos hemos dirigido hacia allí, y nos han ofrecido una habitación triple a un precio muy asequible, así que hemos decidido pasar allí la noche. Realmente la hospitalidad ha sido bastante mayor que en el albergue municipal.